I+D

Investigación y Desarrollo

Blockchain

La tecnología basada en Blockchain permite establecer canales virtuales para la transferencia automatizada de activos, físicos o digitales (propiedad y estado), a través de Internet, lo que ha posibilitado redefinir los modelos de negocio B2B, B2C, B2M, M2M y C2C, habilitando un nuevo paradigma de mercado colaborativo y descentralizado para las empresas.

Blockchain permite a las compañías digitalizar sus productos (tokenizar), definir los conjuntos de reglas y procesos para su adquisición automatizada por parte de terceros a través de Internet (Smart Contracts), trazar y auditar de forma fehaciente e inalterable la logística resultante y automatizar los pagos que sean necesarios (criptomonedas/fiat), sin la necesidad de la validación de entidades intermediarias que puedan ralentizar las operaciones diarias.

Cuando una empresa conecta sus aplicaciones software habituales a uno o varios canales Blockchain está estableciendo un puente transparente, bidireccional, estandarizado y económico que le permitirá nutrir sus aplicaciones con información relevante para su operativa; adquirida, en tiempo real, de empresas terceras y viceversa.

En ByEvolution somos conscientes de que la tecnología Blockchain precisa evolucionar para dar el gran salto a los mercados globales, así como ser rediseñada para poder operar con eficiencia y garantías en un entorno de consumo masivo con cientos de millones de usuarios y máquinas simultáneos; por ello estamos trabajando en el desarrollo de una nueva generación de plataformas, estándares y protocolos Blockchain/DLT que resuelvan con solvencia dichas problemáticas.

Quantum

El modelo de computación tradicional se basa en el uso de transistores; unos dispositivos electrónicos que permiten almacenar o liberar carga eléctrica a voluntad y que han permitido representar la información en base a dos estados diferenciados (bits): verdadero y falso, 1 y 0.

La agrupación de miles de millones de transistores (1.170 millones en el Core i7 980x) dentro de los microprocesadores permite realizar cálculos aritméticos y lógicos que prácticamente habilitan simular cualquier situación del mundo real y predecir el mejor curso de acción a emprender. Sin embargo, la naturaleza física de los transistores fuerza a que todas las posibles soluciones a un problema dado tengan que ser calculadas de forma secuencial; es decir, un transistor, en un momento dado, sólo puede estar almacenando uno de los dos estados posibles, por lo que primero habrá que probarlo en un estado y posteriormente en el otro. Esta limitación de diseño hace que la resolución de algunos tipos de problemas; en especial aquellos que requieren de evaluar grandes volúmenes de datos y posibilidades de elección, superen la capacidad máxima de cálculo de dichas máquinas y, por lo tanto, sean inabordables o requieran demasiado tiempo para procesarse.

La computación cuántica, en cambio, aprovecha el fenómeno físico de superposición, que consiste en que un electrón puede encontrarse en todos sus estados posibles mientras no sea observado directamente, pasando a tomar un estado concreto tras la observación.

En consecuencia, un microprocesador cuántico puede trabajar en paralelo con los dos estados posibles; es decir, calcular simultáneamente la solución resultante de aplicar verdadero y falso en cada “transistor” (qubit) del procesador, resolviendo así los problemas que desde la perspectiva clásica resultaban inabordables.

Por otro lado, los principios cuánticos; aplicados a las redes de comunicaciones, permitirán en los próximos años la transmisión en paralelo de volúmenes mucho mayores de información.

Nos encontramos en la antesala de un cambio generacional inevitable que afectará a los computadores y redes de telecomunicaciones, dejando obsoletos gran parte de los protocolos de comunicación, mecanismos de seguridad y paradigmas de desarrollo actuales.

En ByEvolution, conscientes del gran cambio que se avecina, estamos trabajando para definir soluciones que permitan a las empresas adoptar la tecnología y adaptarse al nuevo ecosistema de TI que resultará de su aplicación.

AI

La inteligencia artificial (AI), es un tipo especial de software que tiene la capacidad de percibir su entorno y llevar a cabo acciones que maximicen sus posibilidades de éxito en algún objetivo o tarea determinado imitando el comportamiento de los seres humanos.

Así pues, el grado de inteligencia de un software se mide evaluando la capacidad de un sistema para interpretar correctamente datos externos, aprender de los mismos y emplear el conocimiento adquirido para lograr tareas y metas concretas a través de una adaptación flexible.

La inteligencia artificial ha sido aplicada con éxito en los campos de control de sistemas, planificación automática, elaboración de diagnósticos, clasificación, análisis de consumo, reconocimiento de la escritura y del habla y, en general, el reconocimiento de patrones.

En ByEvolution estamos trabajando para dotar a los canales Blockchain de los beneficios derivados de incorporar servicios basados en AI.